La Pulga de Las Vegas Noticias
Volver al sitio

Se confirma la participación del ejército mexicano en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, esto debería ser escándalo nacional

Se confirma la participación del ejército mexicano en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, esto debería ser escándalo nacional

Un hecho que cambia la historia del país y que exhibe la más grande complicidad, omisión e impunidad en la que los mexicanos están condenados a vivir.

El lunes el Grupo Interdisciplinario Expertos Independientes (GIEI) entregó el tercer informe de la investigación del caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, ocurrido hace casi ocho años. Los resultados de la investigación tendrían que ser un escándalo, pero no es así.

Por eso hacemos aquí un resumen de lo qué pasó y por qué es importante hablar de esto que le llamaron “la verdad histórica”.

1. TODO FUE UN MONTAJE: Lo más revelador es que toda la versión de que los jóvenes fueron asesinados y quemados en el basurero de Cocula, es falsa. No ocurrió. Esto ya se sabía desde el primer informe, pero ahora pudimos saber que fueron elementos de la Marina quienes realizaron todo el montaje; fueron quienes manipularon la escena días después de la desaparición de los jóvenes. Fueron ellos quienes construyeron la gran mentira.

2. LOS INFILTRADOS: Lo ocurrido esa noche en Iguala no fue una sorpresa. Por lo menos no para el Ejército, pues la Sedena contaban con información prácticamente minuto a minuto de lo que pasaba. ¿Cómo lo sabían? Bueno, pues resulta que, desde hace años, había elementos del Ejército infiltrados en la Escuela Rural de Ayotzinapa. Los jóvenes eran vigilados y el día de la desaparición, los infiltrados estaban en el camión. Sabían todo lo que pasaba en el trayecto y lo reportaban en tiempo real. Los militares tenían información muy pormenorizada de todo y NO HICIERON NADA.

3. LA SIMULACIÓN: Toda la investigación que derivó en “la verdad histórica” fue una construcción de una mentira por parte de las autoridades. Hubo cientos de inconsistencias en las investigaciones. Se destruyó gran parte de la evidencia que podría llevar a la localización de los jóvenes. Hubo simulación en las fechas, lugares y formas de captura de los presuntos responsables. Hubo falsificación de documentos. Se alteraron bitácoras y se crearon actas de diligencia de la PGR que son completamente falsas. Además de que todo esto se consiguió bajo mecanismos de tortura.

4. EL SILENCIO: Toda esta información (documentos, horas de video, imágenes, etc.) se ocultó durante seis años. Nadie dijo nada sobre lo que hizo la Marina y la Sedena, a pesar de que había investigaciones paralelas realizadas por el Ejército. Y todavía hay más información que aún no ha sido entregada. No sólo eso: desde la noche de Iguala, 22 personas que pudieron haber tenido información relevante han muerto (solo dos por muerte natural). Las demás es muy probable que hayan sido asesinadas.

Y con todo esto el dolor de las 43 familia no se calma quienes aún esperan saber en donde están sus hijos.

 

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar

La Pulga de Las Vegas Noticias